Archive for the ‘Partidos históricos’ Category

Argentina 2-1 Inglaterra, México 86

Antecedentes:

Los antecedentes en esta ocasión, no sólo eran futbolísticos, si no también políticos. Argentina e Inglaterra llegaban a la cancha del Estadio Azteca con revancha en mente por el bando argentino. 4 años atrás, estalló la Guerra de las Malvinas entre ambos países, donde el gobierno militar de Argentina invadió las Islas (que eran propiedad del Reino Británico) sufriendo una derrota que para muchos argentinos hoy en día no han olvidado jamás. En el renglón que nos compete, el futbolístico, había quedado cierto rencor por un cotejo de cuartos de final entre ambos equipos en el mundial de Inglaterra 66, donde el arbitraje jugó en contra de los albicelestes y los ingleses vencieron al equipo pampero.

Sin embargo, la historia para México 86 era distinta. Argentina tuvo una gran primera ronda, venciendo a Corea del Sur y Bulgaria y empatando con Italia para dar cuenta de Uruguay en octavos de final, pero jugando un buen fútbol de la mano de Diego Armando Maradona, su gran estrella y capitán que quería sacarse la espina tras el amargo trago en España 82. Por el otro lado, Inglaterra iba de menos a más, tras un mal inicio perdiendo con Portugal, un empate con Marruecos para vencer a los polacos y con ello pasar por los pelos a los octavos, golearon a Paraguay destacando su goleador Gary Lineker para llegar a la cita con los sudamericanos el 22 de junio de 1986 en el Coloso de Santa Úrsula.

El partido

Era obvio que quien tendría que proponer el juego eran los argentinos, mientras que los británicos tendrían que ser más cautelosos. Aún así, fue Inglaterra quien puso el primer aviso en la portería de Nery Pumpido cuando Fenwick erró su remate, los argentinos tuvieron más la manija del encuentro aunque también, empezaba a resaltar el trabajo defensivo de los europeos tratando de cortar a Maradona a toda costa, a veces entre 3 defensores le caían encima al 10 argentino. En este lapso, sólo un tiro libre donde Peter Shilton estuvo atento fue lo que pudo ser capaz Argentina de generar al frente, pero sería nuevamente Inglaterra quien provocó un sofocón al equipo que vestía de azul, cuando en una jugada de rutina donde Nery Pumpido saliendo de su área se resbaló, dejando la oportunidad a Petar Beardsley que con un ángulo muy complicado sólo atinó a estrellar su disparo a la red lateral de la portería argentina, por lo que sólo fue el susto, y tras un rato donde no hubo nada de nada en las 2 áreas, Maradona empezó a bombardear la portería inglesa con tiros de media y larga distancia donde Shilton siempre respondió bien, y poco antes del final del primer tiempo, el central inglés Terry Butcher desesperado mandó a Maradona al piso con tremendo codazo, tratando de sacarlo del partido pero el 10 argentino, que 4 años atrás había sido tratado con dureza por las defensas rivales, ya acostumbrado se levantó y siguió en la batalla. Ninguno se hizo daño al término de los primeros 45 minutos.

En los segundos 45 minutos, Maradona forjaría su leyenda. A 6 minutos de iniciado el complemento, Maradona intentó una salida entre 2 defensores ingleses ya en el territorio enemigo intentando una pared con Valdano, cuyo control deficiente propició que el inglés Hodge tuviera la oportunidad para despejar pero su despeje salió rebanado en dirección al área donde Shilton sorprendido iniciaba su salida. Maradona en el recorrido por esa pared fallida, se encontró ante la salida del arquero inglés, con el balón en el aire y con Shilton intentando una salida con los puños, entonces, los casi 2 metros del portero inglés parecían sacar la ventaja, Maradona brincó por el balón y cuando vio que era imposible buscar el cabezazo puesto a que el inglés llegaría antes, Maradona se valió de otro recurso aunque ilegal: meterle la mano al balón. Eso hizo, Shilton no llegó al balón y la pelota entró a la portería inglesa. Ni el árbitro Bin Nasser ni el juez de línea búlgaro Dotchev se percataron de la trampa de Maradona y con todo el equipo inglés reclamando, el gol era válido. Incluso puede observarse que Maradona festejando y con sus compañeros que sí se habían percatado de la mano, les señaló que fueran a festejar con él para no darle dudas al árbitro tunecino. Argentina ganaba 1-0.

Pero 4 minutos más tarde llegaría el momento mágico del partido, en un balón ganado en media cancha por el equipo pampero, Héctor Enrique cedió a Maradona detrás de medio campo, entonces con una media vuelta se llevó a Beardsley y a Reid, cambiando la velocidad se quitó a Butcher y al entrar al área inglesa lo esperaba Fenwick quien trató descaradamente de meterle un manotazo al 10 argentino para frenarlo pero fue insuficiente, entonces ya sólo quedaba frente a Diego el portero inglés que salió y se lo quitó, Butcher se barrió desesperadamente buscando quitarle el balón a Maradona que ya había definido tras quitarse al portero. El gol del siglo. Argentina ganaba 2-0 con una obra de arte del 10.

Inglaterra veía como se derrumbaba el juego para ellos, y entonces Sir Bobby Robson metió a su arma secreta: John Barnes. Argentina se dedicaba a marear a los ingleses monopolizando el balón pero entonces Hoddle puso a prueba a Pumpido con un tiro bombeado donde sólo avisaba que los ingleses aún no estaban muertos, y Barnes empezó a hacer mella en el aparato defensivo de los sudamericanos desbordando el área, pudo sacar un centro que ya esperaba Lineker en el área argentina y sólo la empujó de cabeza venciendo a Pumpido. Inglaterra recortaba distancias 2-1. Eso no significó de todas maneras que los argentinos dejaran de dar muestras de peligro, cuando el suplente argentino Tapia reventó un trallazo al poste derecho de Shilton, en una gran jugada de Maradona que había cedido el balón a su compañero. Los argentinos tuvieron un dejá vú final, cuando Barnes en una jugada similar a la del gol inglés, quitándose la marca centró y Lineker esperaba en el área, pero en esta ocasión, Olarticoechea marcaba al goleador inglés y le quitaba el empate prácticamente sobre la línea de gol al artillero británico con un cabezazo enviando a tiro de esquina. Inglaterra tuvo como principal argumento ofensivo los centros al área, pero no hubo más. Maradona había ganado el juego para los suyos en un partido memorable. Más tarde, Argentina ganaría la Copa del Mundo.

Alineaciones:

Argentina

18- Nery Pumpido (Arquero)
2-Sergio Batista
5-José Luis Brown
7-Jorge Burruchaga (20-Carlos Tapia al 75)
9-José Cuciuffo
10-Diego Armando Maradona (Capitán)
11-Jorge Valdano
12-Héctor Enrique
14-Ricardo Giusti
16-Julio Olarticoechea
19-Óscar Ruggeri

D.T. Carlos Salvador Bilardo

Inglaterra

1-Peter Shilton (Arquero)(Capitán)
2-Gary Stevens
3-Kenny Samsom
4-Glenn Hoddle
6-Terry Butcher
10-Gary Lineker
14-Terry Fenwick
16-Peter Reid (11-Chris Waddle al 64)
17-Trevor Steven (19-John Barnes al 74)
18-Steve Hodge
20-Peter Beardsley

D.T. Bobby Robson

Árbitro: Ali Bin Nasser (Túnez)
Juez de línea 1: Bernie Ullúa (Costa Rica)
Juez de línea 2: Bogdan Dotchev (Bulgaria)

Narración de Televisa: Roberto Hernández Jr., Juan Dosal, Teodoro Cano y Hugo Enrique Kiesse

[blip.tv ?posts_id=3524494&dest=-1]

Brasil 3-1 Uruguay de México 70: El exorcismo al diablo y viejos fantasmas

Antecedentes:

Brasil llegaba al mundial tras una decepcionante Copa del Mundo de Inglaterra 66 donde quedaron eliminados en la Primera Ronda, el equipo tuvo una transformación donde sólo quedaban algunos pocos como Pelé, con Gérson, Rivelino, Tostao y Jairzinho, y en México 70 Brasil estaba teniendo una gran competencia, masacrando a Checoslovaquia, ganándole sin mayores sobresaltos a Inglaterra y Rumania para pasar sobre Perú en cuartos, por lo que llegaban a este partido como favoritos.

El rival en cambio, llegaba calladito, fiel a su estilo, los charrúas no llegaban jugando un fútbol brillante, y sus resultados no habían sido deslumbrantes, empataron con Italia, vencieron a Israel y perdieron con Suecia, en cuartos vencieron a los soviéticos con un gol polémico en tiempos extra.

Además, estaba el ingrediente de que era el primer partido entre ambos en Copa del Mundo tras aquel partido en el Maracaná donde Uruguay se coronó en territorio brasileño venciendo a los cariocas, los jugadores tenían muy presente ese recuerdo y no sólo ellos, la prensa se encargó de recordarlo los días previos al partido.

El partido.

El 17 de junio de 1970, Brasil y Uruguay definían un pase a la gran final en el Estadio Jalisco de Guadalajara. Desde antes que comenzara el partido, se notaba cuál sería el arma charrúa para tratar de frenar a la máquina carioca: la intimidación. En el sorteo de cancha, el capitán uruguayo Ubiñas, según las palabras del árbitro español Ortiz de Mendivil, le dijo al capitán brasileño Carlos Alberto mientras intercambiaban banderines ‘¿te acordás de Maracaná?’. La primera fase de la intimidación uruguaya ya estaba lista, la segunda empezaría desde el silbatazo inicial: Había que frenar a Brasil a como diese lugar, entonces Uruguay marcó la tónica de lo que vendría más adelante, frenarían a los cariocas a base de patadas. Esa identidad uruguaya que los ha marcado a lo largo del tiempo, esa dureza que a veces raya en lo mal intencionado y lo violento, incluso a veces, sin balón. Aunque también, y en honor a la verdad, Brasil respondió incluso de peor manera. Al final del partido, Uruguay cometió 20 faltas contra 22 de Brasil, incluso, Brasil cometió más faltas sobre Luis Cubilla (el más talentoso jugador de Uruguay en ese entonces) que los uruguayos en faltas sobre Pelé y Gérson.

Algo que también sabía el técnico uruguayo es que el corazón del equipo brasileño no era Pelé ni Tostao, si no buena parte para a anular a Brasil era secar completamente a Gérson, y por ello, los charrúas le mandaron marca personal al 8 carioca, y de hecho en la primera parte, jamás pudo recibir el balón para crear alguna jugada de peligro. Uruguay además, traería de nuevo a los viejos fantasmas y un apretón de tuercas a Brasil cuando en una salida fallida de la defensa brasileña, entregaron el balón a Julio Morales que vio a Luis Cubilla del otro lado de la cancha, y Cubilla tocó el balón suavemente, Félix acompañó el viaje del balón como si éste fuese a salir de la cancha, pero se metió en su portería. Uruguay ya ganaba 1-0.

Brasil se desespera, no genera peligro en el arco uruguayo más que a balón parado, y también fue frenado a faltas por los uruguayos cuando era el último recurso, y además, Brasil dentro de su nerviosismo, empezó a perder balones fáciles, mientras Uruguay se sentía como pez en el agua, con su juego canchero al más puro estilo sudamericano. Entonces, poco antes de que acabase el primer tiempo, Gerson habla con Carlos Alberto, y como capitán del equipo, le pide autorización para cambiar su posición con Clodoaldo, el medio de contención que jamás pasaba más allá de la mitad de la cancha, tratando de sorprender a Uruguay. Entonces, Brasil inicia una jugada de ataque, Gerson, que tenía marca personal se queda atrás y Clodoaldo pasa la media cancha sin que los charrúas le presten atención, Tostao y Clodoaldo hacen una pared para romper el cerrojo celeste, Tostao en la banda filtra al área y Clodoaldo le gana la espalda al defensor charrúa más cercano, logra impactar el balón al ángulo de la portería de Mazurkiewicz, y Brasil empataba antes del descanso.

Ya, con el empate, Brasil empezó a recomponer la postura, y entonces se dedicaron a jugar, Pelé empezó a aparecer y junto con él, Jairzinho. Uruguay ya no encontraba una respuesta, ya que si bien siguieron pateando, Brasil ya no caía tan fácil en el juego, aunque también respondió con violencia, el árbitro español no se percató de un codazo que Pelé le propinó a Luis Fontes (quien lo marcó durante todo el juego). Entonces, al minuto 76 de tiempo corrido, Jairzinho interceptó una jugada ofensiva de Uruguay, inicia el contraataque, sede el balón a Pelé y éste sólo toca ligeramente para que el balón le llegase a Tostao en media cancha, Jairzinho siguió el pique que traía desde la intercepción, Tostao lo ve y le filtra un balón que logra Jairzinho recibir, ya con el defensor Matosas fuera de combate y detrás en la carrera, Jairzinho vio a Mazurkiewics salir y le cruza el balón a segundo poste, mortal de necesidad. Brasil por primera vez en el partido se iba adelante, y Jair más adelante, llamaría al gol como ‘el gol de 80 metros’, por el pique que se aventó desde su propia cancha.

Uruguay ya no podía más, quizás cansados por su juego de cuartos que se fue a tiempos extras contra la Unión Soviética, no respondía, a un minuto del final, Carlos Alberto reventaba un balón de su área tratando de desahogar el peligro, un defensor uruguayo ganó por arriba en el centro del campo, pero el rebote le cayó a Tostao que habilitó a Pelé y éste se aventó el pique hasta el área uruguaya, entonces, ya sin compañía sólo con Jair por el otro lado entretuvo a Ubiñas, sólo esperaba a que Rivelino que venía encarrerado llegara, Pelé le tocó la pelota a la media luna del área, y Rivelino fusiló a Mazurkiewicz. Brasil ganaba 3-1 y sentenciaba el partido, y exorcizó al diablo.

Sin embargo quedaba un momento memorable más, Tostao filtró otro balón más, ya con Uruguay exhausto, quedó un gran hueco entre el arquero y su defensa, el balón llegaba entre el hueco entre Mazurkiewicz que salió del área y Pelé que había tomado desprevenida a la defensa charrúa, Pelé viendo la salida del arquero, dejó seguir la pelota y ésta pasó por el lado izquierdo del cuerpo del meta charrúa, Pelé pasó por el lado derecho de éste, comiéndose el charrúa el amague por completo, Pelé llegó al balón ya un tanto acelerado, y como pudo trató de cruzar el balón hacia la portería desguarnecida, un defensor uruguayo trataba de cortar el viaje del balón pasándose de largo, y el balón caprichosamente abandonó la cancha rosando el poste. El gol que jamás entró, pero que ese pedazo de brillantez futbolística marcaría el legado de Pelé. El marcador ya no se movería y Brasil se coronaría unos días más tarde en el Estadio Azteca frente a Italia por 4-1, mientras que Uruguay se conformaría con el cuarto puesto tras perder el juego de consolación contra Alemania Federal.

Alineaciones del partido

Estadio Jalisco de Guadalajara, Jalisco

Asistencia: 52,261

Brasil

1-Félix (Arq.)
2-Brito
3-Piazza
4-Carlos Alberto (Capitán)
5-Clodoaldo
7-Jairzinho
8-Gerson
9-Tostao
10-Pelé
11-Rivelino
16-Everaldo

D.T. Mario Zagallo

Uruguay

1-Ladislao Mazurkiewicz (Arq.)
2-Atilio Ancheta
3-Roberto Matosas
4-Luis Ubiñas (Capitán)
5-Julio Montero
6-Juan Mujica
7-Luis Cubilla
10-Idlio Maneiro (9-Víctor Esparrago al 77)
11-Julio Morales
15-Dagoberto Fontes
20-Julio Cortés

D.T. Juan Holberg

Árbitro: José María Ortiz de Mendivil (España)
Juez de línea 1: Tofik Bakhramov (Unión Soviética)
Juez de línea 2: Ferdinand Marschall (Austria)